23/06/2014 admin

La nueva organización 3.0: adaptación de las jerarquías tradicionales a las redarquías colaborativas.

800px-Mavericks_Surf_Contest_2010b

Por Mario Boada.
Consultor en Comunicación Estratégica, Profesor de Metodología de Gestión basada en Convers@cciones, Facultad de Ingeniería Industrial, Universidad Adolfo Ibáñez.

Hay un escenario de cambio cultural-organizacional que ya adquiere niveles altos de consenso académico, político, empresarial y social. Se instalan cada día nuevos modelos de gestión, de aprendizaje, de trabajo y de relaciones interpersonales.
Bajo la ola de transformación que impone la era del conocimiento del siglo XXI, vemos un nuevo flujo de conversaciones y acciones productivas y laborales más participativas, abiertas, transversales y descentralizadas. Hay menos espacios con delimitaciones físicas y más personas conectadas en red.

Hay autores que ya definen este cambio, en lo organizacional, como el paso de la “jerarquía” a la “redarquía”. La adaptación de estructuras y operaciones de empresas e instituciones a un modelo más flexible, más ágil y más modular.  Es la organización 3.0 que representa una versión evolutiva de acuerdo con los cambios tecnológicos y culturales ocurridos en los últimos 30 años.

La mayor y mejor conectividad digital, sumada a las nuevas prácticas de interacción en las redes de trabajo, permite conversaciones y relaciones laborales más sólidas y eficientes.

Este nuevo escenario de cambio aparece todavía un poco difuso. Hay puentes por construir entre la academia, las empresas y las instituciones públicas.

Se hace evidente, cada día, la necesidad de conversar, de colaborar, de co-crear. Más allá de la convergencia tecnológica y de la integración digital, se requiere una integración efectiva de plataformas, procesos y personas. Necesitamos aprender de los ingenieros de sonido para lograr “ecualizar” fuentes de información que hoy “resuenan” en frecuencias muy distintas. La búsqueda de la armonía musical tiene una proyección (eco) equivalente en la sintonía comunicacional.
Hay desafíos profesionales para aprender a usar nuevas herramientas y nuevos lenguajes de interacción más visuales y más efectivos. Sin duda, queda un largo camino todavía.  Los siguientes párrafos son invitaciones temáticas para seguir conversando…

1. La nueva sociedad del siglo XXI, global, líquida e hiperconectada, requiere una transformación de los modelos organizacionales y comunicacionales tradicionales.

2. El Estado, las universidades, las organizaciones y las empresas habitan en territorios marcados por líneas fronterizas con barreras, amarras burocráticas y estructuras fragmentadas. No hay suficiente interacción ni integración entre estos estamentos para lograr coherencia y convergencia de visiones estratégicas, más allá de las contingencias. Falta confianza y falta diálogo.

3. El nuevo contexto de una sociedad que opera en red exige el acoplamiento directo y fluido de componentes institucionales vitales para el desarrollo innovador y sostenible. Las instituciones y organizaciones jerárquicas del siglo XX requieren una adaptación transformacional para sincronizarse con los impactos y efectos de las tecnologías de información y comunicaciones en red. Es el modelo de jerarquía que necesita ajustarse al modelo de redarquía.

4. En la nueva era de la economía del conocimiento, es necesario pasar de las relaciones jerárquicas, de poder y de control, a las relaciones redárquicas, de transparencia, de confianza y de colaboración para enfrentar la mayor complejidad e incertidumbre en las relaciones productivas, de manera más apropiada.

5. Necesitamos una transformación organizacional para lograr mayor agilidad en los procesos cotidianos, con estructuras más flexibles. La apertura de los flujos de información hacia y desde el entorno asegura una interacción para lograr equilibrios muy importantes para la energización permanente de los colaboradores, a quienes se les pide ser cada vez más creativos e innovadores.

6. Ya no hay sociedad civil, hay ciudadanos en red. Las comunidades espontáneas y activas de hoy tomaron el espacio que ocupaban las pasivas y pacientes masas de personas del siglo pasado. Un dato cada vez más validado por los especialistas en gestión del talento, es que las nuevas generaciones (Generación Y) no quieren sentirse funcionarios ni empleados. Para estos nuevos co-laboradores, no tiene mucho sentido el concepto tradicional de jefes, en modalidad de jefaturas establecidas por atribuciones basadas en códigos de burocracia y poder. En cambio, aprecian y valoran el liderazgo adquirido por evidencias demostrativas de talento, capacidad y experiencia.

7. En el trabajo diario en la organización 3.0 tenemos que aprender a visualizar mejor para transformar los datos complejos en información concreta y en conocimiento aplicado. El desafío mayor es lograr mejores niveles de comprensión (entendimiento) para operar al ritmo de la avalancha informacional de hoy.

8. La sociedad en red, reflejada en las  nuevas organizaciones modulares, transversales y colaborativas, opera con nuevos códigos comunicacionales en claves sinópticas y visuales usando nuevos medios sociales interactivos. Los canales limitados y restringidos de ayer se convirtieron en redes de alta velocidad y de alta capacidad para compartir contenidos que se consumen en pequeñas pantallas, ubicuas y personalizadas. El concepto “mobile-first”, resume la tendencia global a la movilidad en todo sentido.

9. En la avalancha actual de temas, tendencias y novedades tecnológicas, es recomendable seguir la conversación de las incipientes “Smart-cities”. Aunque todavía son modelos  académicos con poca permeabilidad y visibilidad social, abren un espacio interesante como punto focal para que confluyan los diversos ecosistemas de innovación tecnológica, con una mirada y un compromiso con esencia ciudadana, más allá de las intervenciones especializadas de los expertos.

10. Durante un cuarto de siglo hemos presenciado una revolución tecnológica global, en el hardware y en el software. Hoy se requiere una extensión y comprehensión holística de la tecnología incluyendo lo esencial del factor humano. Es el nuevo paradigma del  [humanware] y de la sociedad del conocimiento.

Es hora de pensar en las mariposas y en su maravilloso proceso transformacional.
____________________________________________________________________

#organización3.0  Transformación corporativa

En Twitter:  @mboada

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *