Destacado

Tema para un viernes…claves de conexión para disfrutar el vino y la música…

La música, a través del sonido inmaterial, y el vino, a través de los sentidos, nos tocan directamente el intelecto y los sentimientos. Por esta razón ambos despiertan pasiones y odios inexplicables. La música es invisible e impalpable, pero al mismo tiempo nítida. Es corporal, física. Y es por estas características  es el arte que más se aproxima a la metafísica.

En la Edad Media, las disonancias eran prohibidas ya que podrían invocar al demonio. La música es el puente entre el mundo material y el mundo espiritual e invisible. El vino, por evocar los sentidos, sería el complemento perfecto para la buena música. Así como la lira, el noble fermentado nos emociona. Algunos nos entusiasman, otros nos intrigan; algunos nos traen recuerdos, otros nos sorprenden. Degustar vino oyendo música sería, entonces, una manera de hacer la emoción más completa y compleja.

Fuente: taringa.net

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top