RedTAM

Sanhattan: Mitigar versus planificar

Fuente: Blog  Ricardo Abuauad, Diario La Segunda

Mitigación: «Acción y efecto de moderar, aplacar, disminuir o suavizar algo riguroso o áspero».

Planificación: «Plan general, metódicamente organizado y frecuentemente de gran amplitud, para obtener un objetivo determinado, tal como el desarrollo armónico de una ciudad…»

Hoy por hoy, frente a los conflictos urbanos de talla mayor, la pregunta que ronda es cómo mitigar sus efectos nocivos, y si esas mitigaciones se concretaron o no a tiempo. No hay más que leer las definiciones de arriba para darse cuenta de que mitigar es lo que se hace cuando el trabajo que en realidad correspondía (el de la planificación) no fue hecho bien y a tiempo. Y si bien les corresponde a los privados pagar las mitigaciones viales de una obra, le sigue correspondiendo al sector público la planificación que, entendemos, está detrás de los permisos que autoriza. ¿Cuál era el plan detrás de esta autorización, ese que daba garantías de que ella se otorgaba responsablemente? La creación de un polo de oficinas exige que la autoridad haya dispuesto las medidas necesarias para que ello sea sustentable. Lo contrario (autorizar, pero imaginando que la accesibilidad se resolverá a partir de mitigaciones) equivale a pensar que una buena ciudad puede ser el resultado de medidas paliativas aisladas. Así, el problema no consiste en mitigar, sino en anticipar, en planificar. Y esa sí es competencia exclusiva del sector público.

La planificación necesaria para densidades como las autorizadas no puede residir en resolver el acceso y salida simultáneos de automóviles particulares que colapsarán, como sabemos, vías que aún antes de la inauguración ya son críticas. Si el Gobierno actual logra comprender que el eje de esa discusión es erróneo, se anotará un punto que los anteriores no hicieron. La pregunta debería ser: ¿cómo crear las bases de una accesibilidad mayoritariamente en transporte público no contaminante, que se combine con estacionamientos remotos y formas de acercamiento no motorizadas?

A estas alturas, y sin esa planificación previa, la solución a Sanhattan no es ni barata ni de corto plazo, pero está bastante clara: restringir fuertemente el acceso de automóviles al lugar, crear un estacionamiento distante del núcleo y bien conectado, y, sobre todo, desarrollar un sistema oriente/poniente en el borde sur del Mapocho que incluya transporte público eléctrico, ciclovía, y peatones. Y si este sistema posibilita al mismo tiempo una excelente costanera fluvial, áreas verdes y espacio público, tanto mejor. Todas las otras medidas (nuevas pistas, túneles, cambios de sentido, etc.) son sólo paliativas del caos inmediato, pero a largo plazo no harán sino incentivar el acceso en automóviles que seguirá colapsando el sector.